Fuente del Indiano

De las cinco fuentes, la Fuente del Indiano es la única que nace por iniciativa privada. Su promotor fue don Ramón de Moya y Villarreal, Teniente Coronel de los Reales Ejércitos y Gobernador de la provincia de Chucuito en Perú. Don Ramón era vecino de la villa y quiso subvencionar la construcción de este caño al que dio nombre[1]. El proyecto inicial data de 1789. En él se pretendía hacer una donación a los vecinos de Valmojado de una fuente para el abastecimiento y su utilización como abrevadero, pero con la condición de reservarse una parte de las aguas para el uso personal de don Ramón.

Indiano1

Fotografía histórica de la Fuente del Indiano en su ubicación original (Fuente: Valmojado en la memoria. Horizonte histórico de un pueblo, David González Agudo)

En este momento parece que existía en Valmojado una carencia de agua porque la que manaba en la infraestructura que ya existía era insuficiente para vecinos y visitantes. El proyecto que subvencionaba el Indiano tenía como objetivo buscar nuevos manantiales en las inmediaciones de la Cañada Real y reconducirlos hasta el centro de la localidad, para el abastecimiento vecinal. Desde el punto de origen hasta el lugar de su ubicación, muy cercano al actual, el camino de agua debía atravesar una gran parte del entramado urbano, por lo tanto, para su construcción fue necesario excavar pozos y minas aprovechando las facilidades del suelo arcilloso. El viaje de agua recorría casi un kilómetro de distancia.

Indiano5

Fuente del Indiano, abandonado, con su abrevadero, en su ubicación original (Fuente: Valmojado en la memoria. Horizonte histórico de un pueblo, David González Agudo)

Actualmente ha desaparecido el recorrido original y la huella superficial que dejaban los pozos en la estructura. Además, se han perdido importantes partes del recorrido subterráneo por el deterioro. Por los textos y por el proyecto se conoce el punto de inicio (la Cañada Real más arriba del Calvario), algunos puntos del recorrido y el lugar de finalización, pero se desconoce el camino exacto que recorría.

La desaparición se debe a que, a diferencia del Caño Viejo, el camino de agua del Caño del Indiano estaba construido aprovechando el terreno, sin refuerzos en ladrillo. La desaparición de los pozos hizo que la acumulación de humedad destruyese el recorrido por no poder respirar.

Aunque desapareció una gran parte, uno de los tramos, de unos 100 metros de longitud, se ha mantenido y es accesible. Se ha conservado porque se mantienen un par de pozos que permiten oxigenar el interior. Posiblemente el abandono se debiese a los gastos del mantenimiento, más elevados por tratarse de una construcción sobre el terreno.

Caño indiano

Aspecto actual de la Fuente del Indiano (Fuente: Blog Historia de Valmojado)

La fuente tampoco se localiza en el emplazamiento original. Se trata de un pináculo cuadrado de mediano tamaño rodeado por un círculo de considerables dimensiones, todo ello en piedra.

[1] Se llamaba indianos a los emigrantes españoles que viajaban a las Américas y volvían enriquecidos por sus negocios allí.