Historia de Valmojado

Aunque de origen incierto, el nombre de la localidad despierta curiosidad, sobre todo para un proyecto como el que aquí se presenta de Valmojado. La cultura del agua. Jiménez de Gregorio, en su Diccionario de los pueblos de la provincia de Toledo, afirma que el nombre es herencia de Valle Mojado. Parece tener origen en un caserío situado “al pie de un valle rico en agua, por los arroyos que discurren en su lecho y por las fuentes que brotan en el, unido a la cañada ganadera que pasa por sus inmediaciones”. Otra teoría sobre el origen afirma que no es mojado sino “majadas” el término que da nombre a este municipio. Las majadas eran lugares de recogimiento tanto de pastores como de ganados a su paso de las vías destinadas a ello (cañadas). En estos lugares, los rebaños descansaban en cercados, mientras que los pastores lo hacían en chozas cercanas donde también se guardaban los aparejos o hatos necesarios para el pastoreo.

unnamed-1.jpg

Fotografía de la trilla en las inmediaciones de la Atalaya en julio de 1960 (Fuente: Valmojado en la memoria. Horizonte histórico de un pueblo, David González Agudo)

La primera vez que la localidad toledana de Valmojado aparece en documentos con el nombre con el que se conoce ahora es el 13 de diciembre de 1449. En esta fecha, Pedro Sarmiento, gobernador de Toledo, se refiere a ella en unos recurrimientos de alcabalas.

Sin embargo, las referencias a este lugar son anteriores al siglo XV. Antes de denominarse Valmojado, aparece citado como Villar de Quinque Fontes. Aunque parecen encontrarse evidencias de un posible asentamiento romano en la zona, la primera vez que se cita es en marzo de 1207, cuando el rey Alfonso VIII cede este territorio al Monasterio de San Clemente de Toledo. La denominación “villar” se utilizaba como alusión a ruinas o despoblados en época de Reconquista o repoblación. Los repobladores solían ocupar asentamientos anteriores, no construirlos nuevos. Por estas razones, los historiadores aseguran que podría datar de origen islámico.

Sea como fuere, al año siguiente el mismo rey cede este territorio a la Comunidad de Villa y Tierra de Segovia. En este momento se conocía como el “Portelleio”, como referencia a su posición limítrofe entre Segovia y Toledo. Portelleio significa “puerta” en romance, estas puertas de paso eran lugares de cobro a los transeúntes.

unnamed.jpg

Fragmento original del privilegio de Alfonso VIII de Castilla en el que se menciona “Portelleio” (Fuente: Valmojado en la memoria. Horizonte histórico de un pueblo, David González Agudo)

Los Portillos aparecen mencionados más tarde en el Libro de la Montería de Alfonso XI. En estos casos, portillo no es un lugar solo, sino una zona de cobro de impuestos. El portillo en el que se incluía Valmojado, también recoge otros municipios como Méntrida o Casarrubios. Este portillo, como otros, se reconvirtieron con la creación del Honrado Concejo de la Mesta. Fueron pocos años más los que duró este paso, en el último cuarto del siglo XV ya no existe constancia de él en los documentos de la Mesta por una supuesta inseguridad de la zona.

Libro_de_la_monteria_fol_1,_recto.jpg

Portada del Libro de la Montería, encargado por Alfonso XI de Castilla.

Valmojado deja de pertenecer a Segovia en 1467. En esta fecha, Enrique IV de Castilla ordenó apartar las tierras de Valmojado y Villamanta del territorio de Segovia para incluirlas dentro de la propiedad del señorío de Casarrubios. Formaba parte de los acuerdos que firma el rey con su hermana Isabel (futura Isabel, la Católica). Isabel se convierte en señora de Casarrubios, pero a causa de la guerras internas de Castilla se vio obligada a entregar dicho señorío. Tras el tratado de los Toros de Guisando (1468), el rey Enrique cedió el señorío a Gonzalo Chacón por los servicios prestados. El interés que suscitaban estas tierras entre las altas esferas reales estaba relacionado, muy posiblemente, con los beneficios económicos que se obtenían de las rentas ganaderas.

La localidad había quedado ligada al señorío de Casarrubios. De hecho, en los documentos se cita como un arrabal. De población empobrecida, sus vecinos se ocupaban en la agricultura y la ganadería obteniendo poco dinero por sus actividades económicas. Aunque había ido incrementando su población paulatinamente a lo largo de los años, se mantuvo ligado administrativamente a Casarrubios. Esto cambió en 1734, cuando el rey Felipe V le concedió el Privilegio de Villazgo.

Real_Cédula_de_Villazgo_de_1734_Felipe_V_-_Valmojado_(Toledo)

Real Cédula de Villazgo otorgada a Valmojado por Felipe V en 1734 (Fuente: Wikipedia)