La Atalaya

La Atalaya, también conocida como el molino de viento, es una torre cilíndrica (7 metros de altura, 4 de diámetro interior y 1,35 de espesor de muros) situada en uno de los espacios más altos de Valmojado y construida mediante una argamasa de yeso y canto rodado a la que se ha recubierto de ladrillo. Es decir, se empleó en su edificación una técnica similar, de estilo mudéjar, que en otras arquitecturas de la comarca (castillo de Casarrubios, torreón de Arroyomo, molinos de agua del arroyo de los Combos y del Guadarrama). A pesar de que se le da el nombre popular de molino de viento, no se ha encontrado ninguna referencia o indicio que haga pensar que se tratase de un lugar de molienda.

Valmojado-Atalaya-Molino-15-04-14-4

Vista de la Atalaya de Valmojado (Fuente: Hispania Nostra)

Todavía se sigue investigando y especulando sobre su origen y utilización a lo largo del tiempo. Gracias a su elevada posición dentro del municipio, este edificio posee comunicación visual con los restos de una torre de características muy similares en Casarrubios del Monte (localizada a tan solo a 3 kilómetros de distancia, en el Camino Real de Madrid), por lo que tal vez inicialmente tuvo una función defensiva, de atalaya, que, con el paso del tiempo, se perdió. De ser cierta esta interpretación, posiblemente el edificio formaría parte de un sistema de protección establecido entre las fortalezas de Alamín (Santa Cruz de Retamar, Toledo) y Olmos (El Viso de San Juan, Toledo).

La documentación de finales del siglo XV y comienzos del XVI ya sí nos habla de la Atalaya. En este caso, se menciona la existencia en Valmojado de una pequeña fortificación, un silo y un lugar de aposento de las guardas de la ciudad de Segovia, que se encargaban de vigilar los buenos usos y costumbres recogidos en el fuero segoviano. Con el paso del tiempo, incluso, el edificio pudo ser reutilizado como majada o palomar.

La construcción que se conserva a día de hoy posee tres cuerpos claramente diferenciados. Los dos primeros, mirando desde su base, son antiguos y mantienen la técnica constructiva a base de argamasa de yeso y canto rodado forrada de ladrillos. En cambio, el tercer cuerpo, el más alto y rematado con un pequeño tejado, ha sido añadido con posterioridad y no responde a este modo de construcción. Además, sobre una de las puertas, hay una saetera en eje.

Actualmente, la Atalaya es de propiedad particular y se utiliza como almacén de aperos de labranza.